Home/ Mi todopoderoso marido Ongoing
¿Inútil? Ya verás, ¡mi era ha llegado!
About
Table of Contents
Comments (26)

El pasillo del hospital estaba lleno de gente.

Sin embargo, a Darren Ye no le preocupaba nada de lo que pasaba alrededor. Se puso en cuclillas en un rincón y rompió a llorar.

"El tumor en el estómago de tu madre empeoró. Solo le queda un mes de vida. Necesita someterse a una operación lo más rápido posible, pero eso va a costar 100.000 yuanes".

Las palabras del médico le atravesaron el corazón como un cuchillo filoso.

El tratamiento médico era demasiado costoso. Darren no podía pagarlo de ninguna manera.

Darren había crecido en una familia adoptiva. Desafortunadamente, su padre adoptivo, Daniel Ye, se había extraviado un año antes mientras trabajaba en una embarcación. Mientras que su madre adoptiva, Phoebe Sim, tenía un tumor en el estómago, la habían encontrado inconsciente en su casa y la habían llevado al hospital. Darren se había acabado de graduar y tenía que hacerse cargo de todos esos problemas de su familia él solo.

Darren había agotado todos sus ahorros e incluso había obtenido préstamos en línea para cubrir los gastos médicos de su madre. Para conseguir más dinero, incluso se había casado con alguien de la familia Tang para convertirse en su yerno.

Había renunciado a su dignidad y había trabajado como esclavo para la familia Tang, pero al final, solo recibió quinientos mil de esa familia.

Sin embargo, ese dinero se agotó en un abrir y cerrar de ojos, ya que su madre necesitaba una cantidad enorme de dinero para su tratamiento médico. En ese momento solo le quedaba un teléfono celular y diez yuanes en el bolsillo.

"Necesito diez mil para salvar a mi mamá".

Darren estaba desesperado al pensar en los gastos médicos. No tenía ni idea de cómo iba a conseguir el dinero para el tratamiento de su madre. Estaba muy afligido.

Sin embargo, sabía que no podía rendirse tan fácilmente y ver morir a su madre.

"No puedo rendirme ahora. Tengo que encontrar la manera de recaudar dinero para mi mamá".

Se secó las lágrimas, apretó los dientes y se levantó: "¡Nunca me voy a rendir si se trata de mi madre!"

Decidió dejar de lado su dignidad y pedirle dinero a cualquier persona.

La primera persona a la que recurrió fue su tío. Dudó un momento y luego tocó la puerta.

Su tía abrió la puerta, pero se puso seria en cuanto lo vio.

Darren le suplicó desesperadamente a su tía: "Tía, mi mamá necesita una operación. ¿Me puedes prestar algo de dinero de...?"

“¿Otra vez? Ya te di doscientos yuanes y todavía me pides más dinero”.

“Ninguno de nuestros parientes es más codicioso que tú. ¡Lárgate de aquí!”

Lo empujó fuera de su casa y le cerró la puerta en la cara con un golpe.

Darren estaba furioso y temblaba por sus insultos. No pudo contener su ira y golpeó la pared.

Esta casa era originalmente propiedad de su padre. Había pasado a manos de su padre tras la muerte de su abuelo. Sin embargo, su tío le había arrebatado la casa a su padre. A pesar de que no esperaba mucha ayuda de su tío, no sabía que su tía pudiera tener un corazón tan frío.

Por otro lado, a Darren no le quedaba más remedio que continuar su viaje para buscar la ayuda de sus otros parientes. Por desgracia, ninguno de ellos estaba dispuesto a ayudarlo.

Algunos de ellos incluso le advirtieron que se alejara de la familia o lo iban a denunciar a la policía por acoso.

Además, recibió una llamada de su casero. El casero lo amenazó con desalojar su casa si Darren no le pagaba la renta en una semana.

La empresa de préstamos en línea también siguió enviando correos electrónicos a su teléfono y le exigió que pagara sus deudas.

Se armó de valor y se puso en contacto con Samantha Tang, que estaba de vacaciones en Las Maldivas.

Sin embargo, ella se enojó y colgó el teléfono cuando escuchó que le quería pedir dinero.

Ahora sí estaba realmente desesperado.

Se secó las lágrimas y, después de un día duro, fue a Zero Degree, un bar de Natalie Yuan, su ex novia.

Ese bar no le pertenecía realmente a Natalie. Lo cierto es que Kenneth Wong, su antiguo compañero de piso, le había prestado a Natalie cinco millones de yuanes para que pudiera cumplir su sueño.

Sin embargo, no esperaba que Natalie decidiera terminar su relación y se quedara con Kenneth por el dinero.

El bar iba muy bien. Gracias a una gran publicidad con la chica más popular de la universidad, ese bar se había convertido en un famoso lugar de encuentro para los chicos ricos de Middlesea.

Darren siempre había sido el hazmerreír de los chicos ricos por su pasado trágico.

Se sentía avergonzado al entrar al bar, sin embargo, no tuvo más remedio que tragarse su orgullo, ya que necesitaba ayuda para pagar los gastos médicos de su madre.

Además, creía que Natalie le iba a prestar el dinero al considerar la relación que habían tenido.

El bar tenía un ambiente agradable. Había una banda tocando en el escenario y la gente hablaba y se reía.

El olor a perfume de lujo impregnaba el ambiente del bar, lo que hizo que Darren se sintiera fuera de lugar.

El salón principal estaba lleno de gente y todo el mundo estaba vestido de manera muy elegante. Cuando Darren entró al salón, todos lo vieron y se quedaron en silencio.

Darren, Kenneth y Natalie se miraban entre sí.

Pudo percibir la arrogancia y el desdén en la mirada de Kenneth. Ella no sentía nada de culpa.

Natalie llevaba puesta una blusa escotada y una falda muy corta, que dejaba al descubierto su cintura atractiva y fina y sus piernas largas.

Su piel clara, sus delgados muslos y su hermoso rostro llamaban mucho la atención.

Sin embargo, mucha gente se había alejado de ella debido a su rostro arrogante e indiferente.

Miraba sin emoción a Darren, como si estuviera viendo a un perro callejero.

Melissa Yong, la mejor amiga de Natalie, se levantó de un salto de su asiento y dijo:

"Darren, ¿qué haces aquí?"

Era evidente que a Melissa no le agradaba e incluso le molestaba su presencia.

Darren se armó de valor: "Estoy aquí para..."

"No necesitamos conserjes aquí. Ya puedes irte", dijo Melissa con sarcasmo.

, dijo Melissa con sarcasmo.

Ella siempre lo había despreciado porque provenía de una familia pobre, por eso había hecho todo lo posible para unir a Natalie y a Kenneth.

Rápidamente agitó la mano y le explicó: "No busco trabajo, estoy aquí para..."

"El jugo de limón cuesta veintiocho yuanes y el coctel cuesta ciento ochenta yuanes. ¿Lo puedes pagar?"

Melissa se burló de él: "Aunque cuentes con el dinero de la familia Tang, no eres bienvenido aquí".

Kenneth escupió y dijo: "M*ldita sea, qué día más desafortunado. Debería haber ido al adivino para no encontrarme con esta basura hoy".

Todo el mundo sabía que Darren se había casado con una familia rica por dinero.

La gente comenzó a reírse al oír eso.

"Yo…"

Darren dio un paso adelante y miró a Natalie. Cuando Natalie estaba a punto de decir algo, otra chica hermosa la interrumpió:

"¡Quita tus sucias manos del sofá! Es de piel".

La chica hermosa actuó como si Darren acabara de salir del drenaje agitando la mano delante de su nariz.

 Enseguida, él retiró la mano como si lo hubiera mordido una serpiente y se sonrojó de vergüenza. Aunque sabía que ese día no iba a ser fácil, seguía subestimando su crueldad.

Apretó los dientes y dijo: "¡Estoy aquí para ver a Natalie!"

"Natalie, vamos a hablar afuera..."

Esperaba poder mantener el orgullo que aún le quedaba.

Natalie se reclinó lentamente en la silla y cruzó las piernas. Permaneció indiferente y no hizo ningún gesto ni le dirigió una mirada de desprecio. Sin embargo, eso era como un insulto para Darren.

Kenneth sonrió de manera perversa.

"Por favor, ten en cuenta que Natalie es mi novia. No es alguien a quien puedas ver cada vez que quieras".

Incluso puso sus manos en los muslos de Natalie solo para presumir.

Darren empezó a sentir que se le calentaba la cara. "Natalie, tengo algo realmente importante que discutir contigo. Por favor, tenemos que hablar".

Natalie seguía sin responder y permaneció en silencio. Era arrogante e indiferente como si estuviera viendo a una hormiga insignificante.

"¡Lárgate de aquí! Me das mucho asco".

Melissa gritó impaciente: "¡Deja de arruinar nuestra noche!"

Darren se sintió avergonzado y decepcionado. Sin embargo, hizo un esfuerzo para decirle:

"Natalie, quiero pedirte prestados diez mil yuanes."

Luego, le hizo una promesa:

"Te prometo que te voy a devolver el dinero. Puedes quedarte con mi documento de identificación y mi certificado de graduación como garantía..."

"¿Cien mil yuanes?" , gritó Melissa sorprendida.

, gritó Melissa sorprendida.

"Darren, ¿cómo te atreves a pedirnos prestado tanto dinero? Ni siquiera todas tus pertenencias tienen ese valor".

Miró a Natalie y le explicó: "Mi madre necesita dinero para su operación".

"Por favor, sé que pido mucho, pero necesito tu ayuda, estoy desesperado".

Incluso sacó el historial médico de su madre en un intento de persuadirla.

Kenneth lo miró como si estuviera mirando a un idiota.

"Tu padre desapareció, tu tío se quedó con tu casa, la casa en la que vives es rentada y eres un yerno sin un trabajo adecuado. ¿Qué te hace pensar que vas a poder pagarme los cien mil yuanes?"

Darren se había esforzado demasiado para cuidar a su madre enferma y para servir a la familia Tang después de graduarse de la universidad. Nunca había tenido la oportunidad de encontrar un trabajo.

Esa era la razón por la que seguía desempleado en ese momento.

"Voy a buscar un trabajo después de la operación de mi madre. Definitivamente te lo voy a devolver".

Estaba muy avergonzado. Quería darse la vuelta y huir, pero tenía que aguantar en ese momento.

"Por favor, Natalie, de verdad necesito ese dinero para mi madre".

Se sintió como si fuera un perro callejero mendigando las sobras en ese momento.

Melissa dijo. "Yo no soy tu padre. La operación de tu madre no es asunto mío".

"Por favor, ayúdame, Natalie".

Le suplicó: "Definitivamente te lo voy a pagar".

Todos la voltearon a ver.

La cara de Natalie no cambiaba. Ella dijo con arrogancia:

"¿No crees que es ridículo pedirme dinero prestado? A mí no me importa la vida de tu madre".

Ella se burló: "Ya no tenemos una relación".

"No te hagas ilusiones".

"Estamos en niveles completamente diferentes. No me interesa estar con alguien miserable como tú".

Darren se quedó perplejo y no pudo apartar la mirada de Natalie. No podía creer lo que ella acababa de decirle. 

"Ustedes no son nuestros amigos".

"No te voy a prestar mi dinero".

"No siento nada por ti".

"Por cierto, ¿todavía recuerdas lo que me regalaste cuando estaba enferma y aún éramos novios? Una pieza de jade esmeralda. Dijiste que me iba a proteger y a mantener sana".

"Te voy a devolver ese jade esmeralda. Úsalo ahora para bendecir a tu madre".

Sacó una pieza de jade de un cajón y se la lanzó.

"Piérdete y no vuelvas a venir por aquí".

"Tu presencia aquí nos irrita".

Su voz lo tranquilizaba, pero hablaba de manera hiriente. Sus palabras lo humillaron y lo ilusionaron al mismo tiempo.

"Conoce tus limites, desgraciado".

Melissa lo empujó y dijo: "Vete de aquí, desgraciado".

Darren tenía una expresión de desesperación.

Kenneth dijo de repente: "Puedo prestarte cien mil yuanes".

Darren se sorprendió y empezó a temblar: "¿Hablas en serio?"

Kenneth sonrió de manera maliciosa y le dijo: "Arrodíllate".

Las palabras de Kenneth hicieron que a Darren le hirviera la sangre. Se enfureció, pero enseguida volvió a calmarse.

"Arrodíllate".

Darren dobló las rodillas y se arrodilló en el suelo.

Le dolían las rodillas, pero le dolía aún más el corazón.

Era capaz de hacer cualquier cosa por su madre.

"¡Ja, ja, ja!"

Melissa y todas las demás personas estallaron en carcajadas. No esperaban que Darren, un hombre tan duro y fuerte, se arrodillara ante ellos.

Alguien incluso sacó su teléfono para tomarle una foto.

Natalie levantó la barbilla y se comportó como una princesa altanera. Dijo con arrogancia:

"¡Qué cobarde eres!"

Justo en ese momento, Kenneth fue al baño y sacó un vaso lleno de líquido amarillo y luego la puso delante de Darren.

"Arrodíllate y tómatelo".

Le arrojó una tarjeta de crédito y dijo: "Te presto estos cien mil yuanes".

Darren primero se quedó pasmado cuando vio ese líquido y luego se enfadó.

"¡Esto es orina!"

"¡Desgraciados!"

Les lanzó el vaso de orina y les dijo: "¡Esto es demasiado!"

Todos gritaron sin cesar y sus ropas quedaron muy sucias.

Kenneth estalló de rabia y gritó: "¡Golpéenlo!"

Darren se dio la vuelta y se fue corriendo.

Siete u ocho jóvenes corrieron atrás de él.

Como eran muchos, lo derrotaron rápidamente.

Lo único que pudo hacer fue apoyarse en la pared y cubrirse la cabeza con las manos con toda su fuerza.

Sus manos se entumecieron, pero no las quitó.

Sin embargo, solo consiguió mantener su cabeza a salvo. El resto de su cuerpo empezó a sangrar después de que le dieron una fuerte golpiza.

Natalie y Melissa empezaron a gritar emocionadas al verlo derribado en el suelo.

En su opinión, Darren era demasiado arrogante y necesitaba una lección. Se merecía eso. 

"¡Eres un inútil!"

Kenneth le pisó la cabeza.

¡Zas!

Por fin, Darren bajó las manos y todo su cuerpo se deslizó por la pared y cayó al suelo.

Se desmayó.

Un chorro de sangre salió de la palma de su mano y salpicó el viejo pedazo de jade.

¡Zas!

Un rayo de luz brilló ante sus ojos.

You may also like

Download APP for Free Reading

novelcat google down novelcat ios down