Home/ Amarte durante El Resto de Vida Ongoing
Ese hombre poderoso quiere estar conmigo, una mujer abandonada.
About
Table of Contents
Comments (15)

"Tu esposo y yo estamos en la habitación número 1108 del Shangri-La. Estamos juntos ahora. ¿Por qué no te divorcias de él, Stella? ¿Eres un caradura? Ni su cuerpo ni su corazón te pertenecen".

  De pie frente a la puerta de la habitación 1108, Stella Grace miró con indiferencia el mensaje de texto . Sus largas pestañas protegían la oscuridad de sus ojos y mantenía su rostro libre de emoción.

  La puerta se abrió.

Frederick Addington salió abrazando a su asistente preciosa.

Al ver a Stella, hizo una pausa y después dio una sonrisa pícara, “Vienes a pillarme de nuevo ¿Por qué no entras? Hace tanto calor afuera. ¿No estás cansada después de llevar tanto tiempo estando de pie? "

  Stella le contestó con indiferencia: “Tengo miedo de molestaros. Si te pones impotente por el susto, será mi culpa. ¿Pero, estás completamente recuperado ahora? "

Los ojos de Frederick brillaron de ira al oír la maldición de Stella. "Stella, ¿por qué hablas en un tono tan enigmático? Al fin y al cabo, eres tú quien comete el error primero.”

  Stella se echó a reír y su risa pronto se convirtió en lágrimas.

Hace tres años, la ex novia de Frederick la secuestró. Después de lograr la libertad, había sido violada por un hombre misterioso. Ella vio que se detenía el coche de Frederick cerca de ella y el auto comenzó a balancearse. Sin embargo, era ese mujer quien le secuestraba a Stella. Al ver el balance del coche, Stella se sintió como si le partieran el corazón.

  Incluso en ese momento, a Stella ya no le importaban los dolores corporales. En realidad, no tenía idea de cómo pasó ese día. Pero, pensando en ello, le dolía mucho la parte más tierna de su corazón.

  "Si te hago sentir incómoda, discúlpame. Estoy acostumbrada a hablar con este tono", Stella levantó la barbilla con pereza.

  Los ojos de Frederick estaban fríos como el hielo. “¿Qué estás haciendo aquí exactamente? No me digas que viniste solo para hacerme enojar ".

  "Me temo que has acertado la intención mía. Tus instintos siempre han sido precisos". Stella sonrió con calma.

  "Fuera", le dijo Frederick a Stella de manera enfadada.

  Stella le entregó a Frederick un documento de su bolso.

  En lugar de tomarlo, Frederick le preguntó con cautela. "¿Qué es esto?"

  "Es un documento sobre ella." Stella echó un vistazo a la mujer voluptuosa que estaba a un lado.

  "¿Un documento sobre mí?" La mujer posó su mano sobre el brazo de Frederick. Decían que Stella no estaba en buenos términos con su esposo. Según lo que pasaba ese día, parecía que eran verdaderos los rumores: Frederick odiaba a su esposa. Las cartas estaban a su favor.

  Stella Grace agitó los documentos en su mano. "Tu reputación te precede en Los Santos. Estoy segura de que te acostaste con el 80% de los ricos de nuestra ciudad. Pero desgraciadamente, a uno de ellos le diagnosticaron sida el mes pasado".

  El rostro del asistente se puso pálido.

  Posando su mirada en Frederick, Stella le preguntó: “¿Habéis usado condones? Si no, conozco a unos médicos especialistas en esta área. ¿Te los presento? ".

  Agarrando el documento, Frederick miró a Stella y le arrojó el mismo documento en su cara. "Siempre has tenido el talento de hacer infeliz a la gente".

  Ella se puso de pie e iba bien derecha. La bofetada del papel en su cara dolió más de lo que imaginaba.

  En tono burlón, Stella dijo: "Sabes que me complaceré mucho si estás a disgusto".

  “Entonces debo tartarte de la misma manera, o ¿cómo puedo ser feliz? No me voy a casa hoy, así que no me esperes ". Frederick respondió con un ataque de oscura ira. Girándose bruscamente, se dirigió al ascensor.

  Ella se quedó allí, inexpresiva. Ella entendió el subtexto de lo que estaba diciendo: esta noche, Frederick pasaría su tiempo en los brazos de otra mujer y cogió un aroma diferente. Nunca la había tocado desde que perdió su virginidad. En su opinión, ella era peor que una puta.

Se le iba humedeciendo los ojos. No se quejaba ni lloraba, pero esto no significaba que no le importaba.

El asistente la abofeteó, lo cual no prevenía Stella. Entonces, dio unos paso atrás y se apoyó contra la pared.

  "Eres una despreciable. ¿Crees que Frederick volvería a ennamorarse de ti después de destrozar nuestra relación?” La asistente apretó los puños.

  "Nunca me apetece el corazón de ese vil hombre". Le devovió una bofetada a la asistente. "¿Crees que cualquiera puede insultarme?".

  "¿Por qué no te divorcias de él?", rugió el asistente desesperadamente.

  “No tienes el derecho a saberlo. Este documento saldrá mañana en Internet. Te deseo lo mejor." Con frialdad, abandonó el hotel con unas pocas palabras de despedida.

  Ya era tarde en la noche.

  Stella oredenó su ropa y caminanó por la desolada carretera. La triste luz de la luna extendía su sombra. Regresar a casa solo la deprimiría, así que se dirigió a la sala de guardia del hospital.

  Tan pronto como encendió las luces, un soldado de uniforme militar verde se acercó a ella, con una expresión solemne. Le preguntó ansioso: "¿Es usted el médico de guardia?"

  La tensión fue contagiosa. Entonces, Stella se puso nerviosa y le preguntó: "¿Qué pasa? ¿En qué puedo ayudarle?"

  “Cerca de aquí hay una mujer embarazada que fue secuestrada y ya está goetando el líquido amniótico. La situación es urgente y se necesita atención de emergencia. ¿Podrías venir conmigo?

  Una vez que gotee el líquido amniótico, se ponen en peligro tanto la madre como el niño. Sin dudarlo, Stella dijo: "Dame 5 minutos para empacar un botiquín de primeros auxilios y me voy contigo".

  Siguiendo al soldado, llegó a un jardín situado cerca del hospital. Ya había una docena de soldados haciendo guardia, con el rostro serio. Se quedaron quietos. Es claro que iban bien entrenados y preparados para actuar según las instrucciones de su superior.

  Dirigieron a Stella a la habitación 802, opuesta a la 801, donde se producía el secuestro. De un vistazo, vio al hombre al mando. Su rostro era cincelado y fuerte y parecía que era hecho por el mejor escultor. Estaba gallardo y lleno de vitalidad. Lo más curioso era que daba órdenes a unos tenientes con tres estrellas.

  Entonces, ¿ya era general?

El hombre dirigió su aguda mirada hacia ella. Sobresaltada, Stella rápidamente miró al suelo. Caminó hacia ella, su sombra le cubrió a Stella. Le recordó al hombre de esa noche. Él también era tan fuerte, por lo tanto sus luchas no servían para nada.

  "Levanta la cabeza", ordenó Jasper Milton.

  Su mirada aguda escudriñó su delicado rostro. Sus labios estaban apretados con fuerza.

  Bajo la presión, Stella levantó la cabeza y miró al formidable hombre que estaba frente a ella. Era uno de los raros ejemplares de hombre que podía inspirar miedo en las personas incluso sin pronunciar una sola palabra.

"Soy médico, no criminal", ella protestó.

  Una luz enigmática brilló en los ojos de Jasper, y se volvió hacia sus subordinados, "Déjenla ir y busquen a otro".

  Confundida, Stella preguntó: "¿Por qué no me eliges?"

  “Las tres personas adentro son líderes de una red de narcotráfico. Son despiadados y matan a la gente sin pensar. ¿Te atreverías a tratar con ellos?”, le preguntó.

  "¿Por qué no me atrevo a hacerlo?", ella le devolvió la pregunta.

  Los ojos de Jasper se tensaron y le levantó la barbilla. “Piénsalo bien antes de contestarme.Nadie sabe qué pasará. No es un juego de niños ni un ensayo ".

  Su aliento se cayeron sobre sus labios.

  Pero Stella era terca. Cuanta más la gente le despreciaba, más decidida se volvía.

"Si le tengo miedo a la muerte, no estaría aquí". Declaró, mirando directamente los ojos de Jasper. En sus ojos, había demasiada oscuridad arremolinándose, y podía ver su reflejo mirándola directamente.

You may also like

Download APP for Free Reading

novelcat google down novelcat ios down