Home/ Tesoro de CEO Ongoing
Traicionada por su novio y su hermana, tuvo una aventura de una noche con un desconocido, pero al día siguiente estaba casada con... ¡¿un CEO multimillonario?!
About
Table of Contents
Comments (13)

"Hola, quiero pedir un c*ndón de tamaño medio".

"De acuerdo"

"Además, necesito un vibr*dor y un b*ibidol".

"Muy bien. Disculpe, ¿cuál es su dirección?"

"Habitación 2202 del Elite Shore Hotel".

"¡Listo!"

......

Clarissa Chapman llegó al Elite Shore Hotel a las 11 p.m. para hacer la entrega del pedido personalmente. 

Ella era una joven hermosa que, además del trabajo diario, dirigía su propio pequeño negocio. Su vida no era tan fácil de sobrellevar, por lo que tenía que trabajar muy duro. 

Elliot Duncan, su enamorado, regresaría en unos días. Llevaban 6 años de relación y la mayor parte del tiempo estaban distanciados. Él tenía que administrar su negocio en casa y en el extranjero, por lo que ella no podía obstaculizarlo, pero su amor era más fuerte que todo. De hecho, ella estaba preparando una sorpresa para dársela en su cumpleaños. 

Pensando en esto, la joven sonrió en silencio. Luego, se preparó para entrar al hotel, pero antes de eso, se bajó un poco el sombrero negro. 

Dado que el Elite Shore Hotel era un famoso lugar de entretenimiento en Visstead, por lo general, los huéspedes eran bastante pudientes. 

No solo el vestíbulo era magnífico, sino que el ascensor también estaba tan decorado e iluminado que cualquier persona que no estaba acostumbrada a estos lujos, se sentiría intimidada.

Sin embargo, Clarissa simplemente sostuvo la caja y miró fijamente hacia adelante.

Su rostro encantador estaba cubierto en su mayor parte por la máscara. Solo se podían apreciar sus ojos tranquilos, pero fríos a la vez.

Cuando el ascensor se detuvo en el piso 22, la joven se acercó a la habitación 2202 y tocó el timbre.

Antes de que se abriera la puerta, escuchó las voces excitadas de un hombre y una mujer en el interior. 

"Elliot... ¡Detente! Mi pedido acaba de llegar".

"Espera, iré a recibirlo".

Sintiéndose estupefacta, Clarissa pensó: "¿Han comenzado los preliminares antes de recibir el pedido? ¡Qué impacientes!"

De repente, un hombre en bata de baño con el pelo mojado abrió la puerta.

Sin mirarlo, Clarissa le entregó la caja y dijo: "¡Son 493 dólares en total! ¿Va a pagar con tarjeta o en efectivo?".

El hombre no respondió. 

Dos segundos después, se escuchó una voz tentativa: "¿Clarissa?"

Sorprendida, Clarissa alzó la mirada. 

El hombre era alto y su pelo corto estaba mojado. Solo vestía una bata blanca. Bajo la cálida luz amarilla, su hermoso rostro estaba sorprendido, aturdido y... algo nervioso.

De repente, el rostro de Clarissa se volvió frío.

"Elliot, ¿quién es?"

"Es el repartidor", contestó Elliot a toda prisa antes de que Clarissa dijera algo. Luego, sacó dinero de su billetera, le entregó, le quitó la caja rápidamente y cerró la puerta de golpe. 

Clarissa se quedó en shock. Las yemas de sus dedos temblaron ligeramente y su rostro se volvió pálido.

Varios segundos después, recobró el sentido. Mirando el dinero en su mano, sintió que se habían burlado de ella por su ignorancia y estupidez.

Al escuchar las voces de hombres y mujeres riéndose en el interior de la habitación, ella respiró hondo y contuvo las lágrimas. 

Luego, se dio la vuelta y sacó su celular mientras caminaba hacia el ascensor.

"Hola, ¿con la oficina de seguridad pública? Alguien se está pr*stituyendo y consumiendo drogas en el Hotel Elite Shore. El número de habitación es..."

Veinte minutos después, el carro de la policía llegó a la entrada del Elite Shore Hotel. A su lado, había algunos reporteros con cámaras en sus manos.

Cuando sacaron a Elliot del hotel, los reporteros inmediatamente corrieron hacia él.

"Sr. Duncan, alguien lo acusó de haber estado consumiendo drogas y pr*stituyéndose en el hotel. ¿Es verdad?"

"Sr. Duncan, como heredero de la familia Duncan, ¿cree que es correcto hacer eso?"

"Sr. Duncan, ¿quién es esa mujer? Según los rumores, es una actriz famosa en el círculo del entretenimiento. ¿Es verdad?"

"Sr. Duncan..."

Al estar rodeado de reporteros y ver que ni siquiera la policía podía detenerlos, Elliot gritó enojado: "¡Fuera!"

Los reporteros se sobresaltaron y retrocedieron unos pasos. Mientras tanto, Clarissa estaba de pie a un costado de la multitud. 

Elliot la miró con rabia y malicia. 

"¿Es lo que quieres?", gritó Elliot hacia ella. 

Se burló Clarissa con una pizca de sarcasmo en sus ojos. 

"¡Lo hiciste así, nunca podrás ganar mi amor, nunca!" respondió Elliot.

Enseguida, la joven dio un paso adelante y, frente a todos los reporteros y policías, lo abofeteó con fuerza. 

De repente, todos se quedaron en silencio.

"Señorita... ¿Qué está haciendo?", preguntó el policía. 

"Lo siento. Sentí un calambre en la mano y no pude controlarme", contestó Clarissa riéndose con frialdad mientras veía el rostro enojado de Elliot. 

"¿Crees que todavía amo a un hombre tan repugnante como tú? Te mereces más de una bofetada. ¡Págame lo que me debes en tres días!"

"¿Cuánto... te debo?", preguntó Elliot con un rastro de pánico en sus ojos. 

"¿De verdad quieres que te lo recuerde?", respondió Clarissa con frialdad. 

Al ver el rostro pálido de Elliot, ella sonrió con ironía y desdén.

De repente, el policía agarró la mano de Elliot y lo llevó al carro.

Sin tener más motivos para quedarse, los reporteros se fueron, dejando vacía la entrada del hotel. 

Clarissa se quedó allí por un rato, intentó calmarse y se preparó para irse. No obstante, tan pronto como se dio la vuelta, vio un par de ojos curiosos. 

Era un joven alto, delgado y de pelo corto, que lucía un traje oscuro. Bajo la luz de la luna, sus hermosos rasgos faciales se veían nobles y elegantes. Sus ojos reflejaban melancolía, pero intensidad a la vez, por lo que era difícil descifrar sus emociones.  

Clarissa percibió a este hombre un poco familiar, por lo que instintivamente sintió un escalofrío. 

Sin embargo, cuando vio a su asistente esperándolo junto a un Porsche plateado, pensó que era imposible. Después de todo, ella jamás había tenido contacto con gente tan rica.  

Sin pensarlo demasiado, se dio la vuelta y se fue.

Cuando Clarissa desapareció de su vista, Anderson Jordan preguntó: "¿Quién era esa persona?"

Detrás de él, David Andrews respondió: "¿Se refiere al hombre que arrestó la policía? Parece ser el presidente del Grupo Duncan. Acaba de regresar del extranjero hace unos días".

Anderson negó con la cabeza y contestó: "Me refiero a esa mujer".

"¿Ah? ¿Qué mujer?", preguntó David confundido. 

Al ver la expresión insatisfecha de Anderson, David entendió de inmediato. Entonces, dijo: "Lo siento, Sr. Jordan. La investigaré de inmediato...".

"No es necesario", interrumpió Anderson. 

Después de pensar por unos segundos, de repente recordó algo. Enseguida, miró con ojos iluminados en dirección a Clarissa y sonrió. 

Al cabo de un rato, entró al hotel.

......

Como reportera del caso, Clarissa también acudió a la comisaría.

Después de que la policía la interrogó, un grupo de personas entró apresuradamente. 

La líder era su abuela, Chloe Chapman. Tan pronto como entró, le dio una bofetada a Clarissa, provocando que la comisura de su boca sangrara. 

La joven la miró con indiferencia, como si no se arrepintiera de nada. 

"¡Idi*ta!", gritó Chloe con ira. "¿Cómo te atreves a llamar a la policía si sabes que tu hermana menor está involucrada? ¿Quieres que muera de rabia?"

Clarissa se limpió la sangre de la comisura de la boca, miró a Chloe con ojos burlones y dijo: "¿Hermana menor? ¿Te refieres a Lara Chapman?"

"¡Déjate de t*nterías! He visto el periódico. Ahora todo el mundo cree que la segunda hija de la familia Chapman sedujo al prometido de otra persona. ¡Imposible que no supieras que se trataba de ella!"

Clarissa bajó la cabeza y se rio entre dientes. Luego, contestó: "¡Vaya! ¡No tenía idea que esa mujer era Lara! Pensé que era una pr*stituta, pero resulta que es mi hermana menor".

You may also like

Download APP for Free Reading

novelcat google down novelcat ios down